La piel blanca y nuestra herencia neandertal

melanocyte-biology-8

07.03.2019

Revisando artículos rescaté uno publicado hace unos años en Science sobre cómo heredamos algunos genes beneficiosos de los neandertales, incluidos los genes que influyen en el color de nuestra piel. En él, se examinaron los genomas de más de 600 personas procedentes de Europa y Extremo Oriente, revelando que varios de sus genes neandertales se habían sometido a selección positiva, y encontrando que mientras que cada persona sólo puede tener 1-3% Neanderthal, cuando se combinan tenemos un enorme 30% del genoma neandertal entre todos los que tenemos ascendencia de estos lares, dispersos en pequeños bloques genómicos.

Se destacan dos de estos genes como  especialmente importantes para los seres humanos, BNC2 y POU2F3, ambos seleccionados positivamente para los europeos. Este último tiene que ver con la producción de queratina en la piel, que puede actuar como una barrera contra las enfermedades. BNC2, por otra parte, está vinculado a la pigmentación de la piel e influye, por tanto, en la saturación del mismo. Las diferentes formas del gen pueden dar lugar a distintos tonos de piel e influyen en la cantidad de luz UVB del sol que ésta absorbe nuestra piel absorbe en un continuo equilibrio entre la producción de vitamina D y evitar que los rayos del sol produzcan daños. Es fácil entrever cómo un conjunto de genes que ayudan a afinar el tono de piel habría sido útil como los antepasados ​​de los europeos viajaron más al norte (donde hay menos sol) que en ningún otro lugar.

[Para más info, clickea aquí]