Depresi贸n (1). El oscuro bosque de los trastornos.

馃摉馃敱Causas lejanas de la depresi贸n

Psiquiatr铆a & Psicolog铆a Evolucionista

El hecho de que existan condiciones como los trastornos es interesante desde un punto de vista evolucionista, considerando que estas condiciones perjudican gravemente (en teor铆a) lo adaptativo. Esto es particularmente cierto si el organismo afectado vive en un ambiente natural. Un cazador-recolector gravemente deprimido obviamente estar铆a en desventaja necesariamente en la lucha por seguir existiendo en comparaci贸n con un cazador-recolector sano y pr贸spero. No solo es probable que el primero est茅 menos motivado para optimizar su comportamiento de b煤squeda de alimentos, sino que su aflicci贸n probablemente comprometa su capacidad para desarrollar v铆nculos sociales estrechos y atraer a una pareja saludable. En otras palabras, es menos probable que sobreviva y se reproduzca.

El hecho de que los trastornos como la depresi贸n mayor comprometan la condici贸n f铆sica del organismo plantea la siguiente pregunta: 驴por qu茅 la selecci贸n natural no elimina, o al menos reduce severamente la frecuencia de, los alelos de riesgo bien conocidos para la depresi贸n mayor y otras afecciones de salud mental que comprometen la condici贸n f铆sica del organismo? Como lo veo, solo hay una buena respuesta a esta pregunta, y es que los alelos de riesgo relevantes solo se vuelven problem谩ticos en condiciones que difieren de las condiciones en las que evolucionamos. Es decir, aquellas situaciones que nos hacen m谩s dependientes del ambiente natural y menos de lo postizo, de lo cultural. De lo contrario, no habr铆an sido tan comunes como lo son.

La l贸gica darwiniana sugiere que las caracter铆sticas corporales que nos dejan susceptibles a desarrollar enfermedades mentales en un entorno moderno evolucionaron inicialmente porque cumplen una funci贸n adaptativa a trav茅s del sistema inmune conductual, del cual hablar茅 pr贸ximamente.

Tomemos por ejemplo la depresi贸n cr贸nica. Investigaciones recientes han dejado claro que la inflamaci贸n es una causa fundamental de muchos casos de depresi贸n. No solo tienden a tener niveles elevados de citoquinas proinflamatorias, prote铆nas de fase aguda, quimiocinas y mol茅culas de adhesi贸n celular que circulan en la zona. De hecho se ha demostrado, que las inyecciones de citoquinas proinflamatorias en el torrente sangu铆neo pueden inducir estados de mal humor. Esta respuesta a los est铆mulos inflamatorios probablemente tiene, adem谩s, un prop贸sito adaptativo.

Si un cazador-recolector paleol铆tico entr贸 en contacto con un pat贸geno que caus贸 que su sistema inmunol贸gico se despertara, probablemente ser铆a beneficioso para 茅l buscar aislamiento y descanso en regiones boscosas alejadas de sus cong茅neres porque eso limitar铆a su riesgo no solo de entrar en contacto con exposiciones proinflamatorias adicionales, sino tambi茅n porque conservar铆a recursos para un sistema inmune debilitado y probablemente ayudar铆a a los procesos de recuperaci贸n y reparaci贸n. No solo eso, sino que lo mantendr铆a separado de otros y evitar铆a el contacto con otras personas estrechamente relacionadas lo cual es relevante, ya que tiene implicaciones adaptativas, como ya coment茅 en Un perro negro.

El problema que tenemos hoy en d铆a es que nuestros genomas operan en un entorno que difiere notablemente del tipo de ambiente para el que fueron dise帽ados a lo largo de millones de a帽os. Mientras que los pat贸genos a los que se enfrentaban nuestros antepasados 鈥媋rcaicos eran de naturaleza aguda, tan breve como nuestra propia esperanza de vida, muchos de los desaf铆os para el sistema inmune a lo que nos enfrentamos los humanos modernos hoy en d铆a tienden a ser cr贸nicos. En estos d铆as, muchas personas comen una dieta inadecuada, no hacen mucho ejercicio, no duermen lo suficiente, tienen una microbiota desequilibrada y se exponen (in)necesariamente a cotas alt铆simas de estr茅s y cortisol. Es como si no hubi茅ramos salido de este oscuro bosque evolutivo, como si nos hubi茅ramos perdido. Pero no me cabe duda que tenemos delante un reto que superaremos juntos hasta encontrarnos.

[Segunda parte]

[Para m谩s info, clickea aqu铆]

Canci贸n recomendada la lectura:

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jos茅 Luis Rodr铆guez Arias dice:

    Qui茅n se acuerda del TOC?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Conectando a %s