Paleoneurología (3). Un cerebro para dominarlos a todos.

Paleoantropología & Paleoneurología

La inteligencia ha evolucionado muchas veces independientemente entre los vertebrados. Se supone que los primates, los elefantes y los cetáceos son más inteligentes que los mamíferos ‘inferiores’, los grandes simios y los humanos más que los monos, y los humanos más que los grandes simios. Las propiedades del cerebro que se consideran relevantes para la inteligencia son el tamaño (absoluto o relativo) del cerebro, la corteza, la corteza prefrontal y el grado de encefalización de cada especie. Sin embargo, los factores que se correlacionan mejor con la inteligencia son el número de neuronas corticales y la velocidad de procesamiento de la información. Los humanos tienen más neuronas corticales que otros mamíferos, aunque solo marginalmente más que las ballenas y los elefantes.

La relación de escala entre la masa cerebral y la masa corporal ha generado un gran interés desde los primeros años de la biología evolutiva. Este interés se basa en la búsqueda para comprender las bases biológicas de la inteligencia en especies de cerebro relativamente grande, como los humanos. Después del descubrimiento del fósil de un homínido de cerebro grande, Homo erectus, Dubois amplió su idea al proponer el índice de cefalización, una medida que especificaba la masa relativa del cerebro después de tomar en consideración la masa corporal.

Similar al índice de cefalización de Dubois, Jerison introdujo el cociente de encefalización (EQ), que proporcionó un valor cuantitativo para describir la masa cerebral relativa que podría compararse en una amplia gama de especies de masa corporal variable. La encefalización se define como una masa cerebral superior a la esperada en relación con la masa corporal total, y a menudo se presume que las desviaciones de esta relación alométrica cerebro-cuerpo pueden correlacionarse con las capacidades cognitivas. El EQ de una especie particular se determina calculando la relación de su masa cerebral observada a su masa cerebral esperada. La masa cerebral esperada se calcula a partir de una ecuación de predicción basada en una relación de escala teórica o en una determinada empíricamente. Por lo tanto, el EQ representa cuántas veces más grande (o más pequeño) es el cerebro de una especie en comparación con lo que se esperaría de su masa corporal.

En consecuencia, una especie con un EQ que es> 1 tiene un cerebro que es más grande de lo esperado para su masa corporal, y un EQ que es <1 indica que la especie tiene un cerebro que es más pequeño de lo esperado. El nuestro es de 7,5 puntos, tres veces más grande que el de nuestros parientes vivos más cercanos, los Pan, y los primeros austrolopitecinos. Así, el cambio de un tamaño cerebral basal aproximado de 400 cm 3 a uno de aproximadamente 1400 cm3 representa un aumento de aproximadamente 20 cm 3 por 100,000 años; incluso observando el último medio millón de años, y un punto de partida basal conservador de aproximadamente 900 cm 3, se produce una tasa incremental de aproximadamente 1 cm 3 por 10 3 años.

La teoría del Mono Asesino explica que la guerra y la agresión interpersonal fueron la fuerza impulsora detrás de la evolución humana, incluyendo a nuestro elemento más diferencial como es nuestro gran cerebro. Según dicha teoría, los ancestros de los humanos se distinguían de otras especies de primates por su mayor agresividad, y esta agresión permanece dentro de la humanidad, que retiene muchos instintos asesinos. La teoría ganó notoriedad por sugerir que la necesidad de hacer violencia era una parte fundamental de la psicología humana y sentó las bases de lo que conocemos como Darwinismo Social, con todo lo que esto conlleva.

Un número creciente de psicólogos, neurocientíficos y antropólogos ha formulado diversas teorías para comprender muchos aspectos del comportamiento antisocial, incluida la violencia y el asesinato, y esto requiere el estudio de cerebros, genes y cursos evolutivos, así como de las sociedades que esos factores han forjado. Los psicólogos evolucionistas generalmente sostienen que la violencia no se forma por sí misma, sino que es un subproducto de diversos objetivos o metas, como un estatus superior o el éxito reproductivo. Algunos, incluso, argumentan que los humanos tienen mecanismos específicos para formas específicas de violencia, como contra los hijastros a través del efecto Cenicienta. Por su parte, los chimpancés tienen violencia entre grupos que son similares a las racias y la violencia entre grupos humanos en sociedades no estatales, produciendo tasas de mortalidad similares. Sin embargo, la violencia intragrupo es menor entre los humanos que viven en sociedades de grupos pequeños que entre los chimpancés.

Los seres humanos pueden tener una fuerte tendencia a diferir entre el grupo interno y el grupo externo, lo que afecta al comportamiento tanto altruista como agresivo. También hay evidencia de la violencia intragrupo, así como entre grupos, fue mucho más frecuente en el pasado reciente y en las sociedades tribales. Esto sugiere que las tendencias a utilizar la violencia para lograr objetivos se ven afectadas por las costumbres sociales. La reducción de las desigualdades, más recursos disponibles y la reducción de las disputas por sangre debido a un mejor funcionamiento de los sistemas de justicia puede haber contribuido a la disminución de la violencia intragrupo.

Al mismo tiempo, sin embargo, los historiadores, arqueólogos y criminólogos han comenzado a argumentar que en la mayoría de los lugares donde habitamos en el pasado la vida fue más violenta, y más probable que termine en asesinato, que en la actualidad. El lapso de tiempo de esta aparente disminución de la violencia ha sido demasiado corto para que los llamamientos a la selección natural sean convincentes. Sin embargo, si los humanos han evolucionado para matar, entonces parece que también han evolucionado para vivir sin matar, dadas las circunstancias correctas.

Daly y Wilson proporcionaron una descripción evolucionista de las diversas formas de homicidio, desde un hombre matando a otro hasta el asesinato conyugal y el asesinato más raro en hijastros. Argumentaron que los humanos tienen cerebros y mentes con tendencias violentas pero matar no era, en general, algo que la evolución había seleccionado. Aún así, a veces muere gente.

Buss ideó una controvertida teoría de la Adaptación al Homicidio. La teoría propone que, a lo largo de nuestra historia evolutiva, los humanos han encontrado repetidamente una amplia gama de situaciones en las que los beneficios de matar a otra persona superaron los costos, particularmente cuando los costos evaluados del asesinato son bajos, el éxito es probable y otras opciones no parecen o viables o tan beneficiosas. El asesinato de un niño no deseado o el asesinato sigiloso de un rival sexual podrían ser ejemplos claros de lo que comento. El homicidio puede ser una solución tan beneficiosa para los problemas de adaptación en ciertos contextos específicos que sería sorprendente si la selección no hubiera creado mecanismos para producir agresión letal. Y también para evitarlos.

Tengo la certeza de que nuestra diversidad es, en realidad, producto de la lucha contra este tipo de perfiles, a través de elementos prosociales, y que la autodomesticación humana es un factor clave a tener en cuenta para argumentar en esa dirección. Pese a que a que la violencia sigue mostrando prevalencia en nuestras sociedades, creemos que la eliminación de estos fenotipos del pool genético ha sido la raíz que ha permitido convertirnos en lo que somos, con nuestras luces y sombras. Los humanos anatómicamente modernos exhiben un conjunto de características craneofaciales y prosociales que recuerdan los rasgos que distinguen a las especies domesticadas de sus contrapartes salvajes. Esto ha llevado a la formulación de la Hipótesis de la autodomesticación, según la cual los humanos modernos pasaron por un proceso de domesticación en el curso de su propia evolución, ejercida por ellos mismos. Wrangham cree que tanto la selección del grupo genético, la selección cultural estructurada en un grupo, la selección social por elección de pareja femenina y por elección de pareja masculina, un mayor autocontrol, la crianza cooperativa, la alta densidad de población que obligaría a imponer normas de convivencia, el uso de armas letales y conspiración basada en el lenguaje propiciada por machos más débiles, son razones que pueden explicar nuestra autodomesticación y la eliminación de una propensión más reactiva hacia la agresión que en otras especies.

Para él fue esta última de sus razones, la evolución de la conspiración basada en el lenguaje (que es al fin y al cabo una forma de intencionalidad colectiva) el factor clave que inició y mantuvo la autodomesticación en H. sapiens, incluyendo algunos rasgos como nuestra enfefalización, porque es el mecanismo más convincente para explicar la presión selectiva contra combatientes poderosos de manera individual y la complejidad cognitiva de la que hacemos gala. El lenguaje sofisticado, que se da únicamente en pocas especies encefalizadas, permitió a los machos de baja destreza en la lucha planear, cooperativamente, la ejecución de machos alfa físicamente agresivos y dominantes. Este sistema se conoce hoy en día como un mecanismo de nivelación en sociedades de pequeña escala y la selección de cultura estructurada en grupo posiblemente acelerara el proceso. Y esa es la paradoja, que ahora seamos más maquiavélicos, pero también más compasivos, más empáticos y temerosos, pues conocemos las consecuencias de nuestros actos para con los otros. Para bien o para mal, dominarnos a todos.

[2ª parte]

[Para más info clickea aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí & aquí]

Referencias:

Buss, D. (2005). The Murderer Next Door: Why the Mind is Designed to Kill. New York: Pengüin Press.

Dubois, E. (1897)Ueber die Abhangigkeit des Hirngewichtes von der Korpergrosse bei den SaugetierenArch. Anthropol. 25128.

Isler, K. & van Schaik, C.P. (2009)The expensive brain: a framework for explaining evolutionary changes in brain size. J. Hum. Evol. 57392400.

Foley, R. A. (2016). Mosaic evolution and the pattern of transitions in the hominin lineage. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 371(1698), 20150244.

Jerison, H.J. (1973)Evolution of the Brain and Intelligence. Academic Press, New York.

Jerison, H.J. (1985)Animal intelligence as encephalization. Philos. Trans. R. Soc. Lond. B Biol. Sci. 3082135.

Roth, G. & Dicke, U. (2005)Evolution of the brain and intelligence. Trends Cogn. Sci. 9250257.

Wrangham, R. W. (2019). Hypotheses for the Evolution of Reduced Reactive Aggression in the Context of Human Self-Domestication. Frontiers in Psychology, 10.

Canción recomendada para la lectura:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s